sábado, 6 de octubre de 2007

Actualidad: Licancabur, señor del desierto!

Fines de Septiembre de 2007. Sin ser el plato preferido de la casa, los cerros de altura no dejan de ser atractivos, más aun si están ubicados en el corazón del desierto. Partimos rumbo al volcán Licancabur, un cono perfecto que con casi 6 mil metros de altura, se yergue imponente en la frontera chileno-boliviana.


El ascenso lo realizaríamos vía Bolivia. Arribamos a san Pedro de Atacama y mas tarde viajamos hasta laguna blanca en el lado boliviano. Ubicada a 4.300 mts., laguna blanca posee unas antiguas instalaciones, que cuentan con un mínimo de comodidades.

Inicialmente dormimos en carpa, pero dados algunos problemas de gripe, mal de altura e insolación que presentamos algunos miembros del grupo, decidimos cuidarnos un poco mas, durmiendo en la seguridad de una pieza “minimalista”.


Fueron varios días de aclimatación en este lugar. Como buenos sureños la altura nos cuesta un poco más, pero para ello contábamos con un saco de paciencia y amor por el deporte de montaña. Recorrimos bien la zona, hicimos trekking hacia el sector del volcán Juriques, visitamos unas termas del sector y nos deleitamos paseando junto a la laguna blanca y verde, que ofrecen un espectáculo de altura sin igual.


El martes 2 de octubre partimos a la cumbre, nuestro guía (obligatorio) fue Macario, un hombre muy conocido y carismático, que posee más de 400 ascensos a la cumbre del volcán. Su humildad, sencillez y fortaleza lo hacen muy querido.

A las 3.30 am. iniciamos la marcha a 4.550 mts. internándonos en la noche helada. Fue una marcha lenta pero segura. Mientras ascendíamos las lagunas se observaban cada vez más pequeñas. Paradas para hidratar, fotografiar o morder hojas de coca eran la tónica, mientras seguíamos progresando sobre la abrupta ladera.


Sobre los 5.500 mts. el mal de altura es amo y señor, los pasos son algo mas torpes y los dolores de cabeza parte del menú, sin embargo, la cumbre estaba cada vez mas cerca.


Al fin el tramo final estaba a la vista, el punto más alto de este mágico volcán. Me abalancé sobre el, y a las 12.30 pise la cumbre, uno de los miradores mas asombrosos del desierto de Atacama, con 5.916 mts.!


Poco a poco fueron llegando mis compañeros, hasta que logramos estrechar nuestras manos todos juntos, en señal de misión cumplida. Había sido un lindo desafío con buenos y duros momentos, los que supimos como la mayoria de las veces, superar con paciencia y camaradería.

2 comentarios:

Agrupacion de Andinismo Vultur Gryphus dijo...

Puta viejo no queda nada que decir, que a paso lento pero con esfuerzo se logran las cosas... la paciencia es la amiga inseparable de los montañistas.

Muy buenas fotos y lindas frases...
Estamos en contacto...
Un abrazo!!

Héctor Millar. dijo...

Buena Marquito !
q lindas fotos, pq estabas en un lugar marvilloso además !

no deja de ser raro verte en un lugar tan seco.


un abrazote enorme